Portada

Noticias Musicales

Los años 60 y los Musicales

No hay comentarios Noticias

Compartir Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

En los 60 se impuso la canción pegadiza que junto a una película servía de promoción indirecta y de ayuda económica. Durante los 60 y los 70 se comenzó a abusar de la música en el mundo del cine. Se hicieron películas para impulsar al éxito canciones de algunos artistas.

Es la época de la renovación, con nuevas figuras ahora internacionalmente reconocidas, como Henry Mancini (en 1961 estrenó la película «Desayuno con diamante») John Barry y Ennio Morricone. No obstante, compositores anteriores continuaron trabajando. Así, Alfred Newman siguió componiendo durante toda la década de los 60, aunque a un ritmo más lento, y Bernard Herrmann compuso algunas de sus mejores obras.

A partir de los años setenta, el cine europeo evoluciona con directores que quieren seguir su carrera superando todos los obstáculos que se le cruzan en su camino. No se puede decir que cada cinematografía tenga unas señas de identidad como grupo; existen proyectos singulares, rutinarios, originales, provocadores, insulsos, pretenciosos y aburridos. El público europeo continúa accediendo a las salas con el fin de visionar cine estadounidense; el interés por el cine destaca de manera especial en Francia, gracias a un sistema de financiación que permite realizar mejores empeños y el resto de cinematografías buscan sobrevivir en el corto espacio que le queda, con las ayudas de las Administraciones nacionales y los fondos europeos que intentan dinamizar un mercado decaído y disminuir las deficiencias existentes.

Surgieron algunas de las películas con bandas sonoras que resultan familiares como “El bueno, el feo y el malo” de James Bond y música de Ennio Morricone que puedes escuchar en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=COoQ26MDxhg  o “La pantera rosa”

Los Musicales y la mejor banda sonora: la voz humana

Según la enciclopedia la música es el arte de organizar de forma sensible y lógica una combinación coherente de sonidos y silencios utilizando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo, mediante la intervención de complejos procesos mentales y emocionales. Como sabemos, existe una gran variedad de instrumentos musicales pero ninguno puede superar al mejor instrumento musical: la voz humana.

La voz, ya sea de un hombre o de una mujer expresa las emociones de unas formas difícilmente igualables por ningún instrumento diseñado por la mente humana. Destacan Barbara Streisand, Doris Day, Louis Armstrong, Marilyn Monroe…

Los musicales es un género que ha ido perdiendo fuerza. Esto se debe a que requiere un talento, sacrificio, imaginación, arte y otras cualidades que hoy en el cine no se destacan, además de una relación de las canciones más destacadas que se han compuesto para las películas.

  • Broadway y la música de cine: “My Fair Lady”   
  •  Para los años 20 Broadway se había convertido en el centro de los musicales más importantes del momento. Artistas, músicos, coreógrafos… abundaban por aquellos escenarios derrochando ingenio y virtuosismo.  Broadway ha sido la cuna de la mayoría de las películas con el formato de los musicales. Antes de salir el cine sonoro y triunfar en la pantalla muchas canciones habían sido compuestas e interpretadas en dichos musicales. Temas como Girl Crazy (George Gerswin) y The Phantom of the Opera (Andrew Loyd Webber). Por tanto era normal que muchos musicales y sus canciones vieran la luz en forma de películas. Esta costumbre de componer canciones antes de presentarlas en un film se mantuvo hasta los años 60. Por ejemplo las canciones de “Sonrisas y Lágrimas” habían sido compuestas en 1959 y la música de Cantando Bajo la lluvia fue compuesta en 1929.
  • https://www.youtube.com/watch?v=WTEbSS9xDNo

 

A pesar del tiempo muchas canciones han quedado como un referente en la historia de la música, traspasando las fronteras del cine. Algunas han conservado su frescura y originalidad a pesar del tiempo como “El mago de oz” cantada por Judy Garland y otras han ganado en belleza y calidad musical convirtiéndose en un icono de la historia musical. Sin embargo a partir de los años 60 los musicales y canciones comienzan a perder fuerza. Durante mucho tiempo la letra había puesto de manifiesto el amor, odio, sufrimiento… pero a partir de los 60, influenciado por la sociedad las letras se hacen más rebeldes, incluso más violentas. La segunda guerra mundial y la de Vietnam crean una sociedad más desgarrada y el cine y su música son un catalizador de este ambiente. Los instrumentos electrónicos surgen con fuerza y los sintetizadores preparan el camino a una nueva forma de expresión. Es entonces a finales de los 60 cuando finaliza el protagonismo de los musicales y la voz le da paso a los instrumentos.

  • Cantando la música de Morricone: “Cinema Paradiso”

Se trata del compositor cuya música más voces cantantes ha interpretado por la belleza melódica de sus partituras. Un rasgo muy especial de su música fue contar con la colaboración de una voz femenina como fue Edda Dell´Orso. Trabajaron juntos 28 bandas sonoras lo que le dio una distinción frente a otros compositores.

En los 80 el canto-autor Josh Groban con su maravillosa voz interpreta el tema de Morricone “Cinema Paradiso”

  • Los doblajes en las canciones de cine: “Grease”  
    • Las canciones forman parte de la música de cine. En la década de los años 30 y 40 los artistas que interpretaban canciones venían del mundo musical y además de actores eran cantantes. En los 40 y 50 los nombres de actores y actrices tenían tanto peso en la cartelera que hubo que buscar soluciones para que estos, además de interpretar su papel, pudieran interpretar una canción. La solución era doblarles, de modo que ellos ponían su imagen y aunque escenificaban la interpretación musical, eran doblados por cantantes profesionales. Por ejemplo la actriz Rita Hayworth participó en distintos musicales bailando e interpretando canciones que siempre fueron dobladas por cantantes profesionales y en el musical de Grease Olivia Newton-John (cantante) participó junto a John Travolta (actor y bailarín) en este estupendo musical.
    • https://www.youtube.com/watch?v=wK63eUyk-iM
  • Compositores y voces que destacan en la historia del cine vinculados a los musicales y canciones:
  • El guión, el escenario, la historia… todo es una justificación para acompañar a un musical ya que ésta es la protagonista y todo gira en torno a ella; el baile, los actores, las puestas en escena, la música es la actriz principal. Si educamos a nuestro oído veremos un mundo maravilloso detrás de un musical de los años 30, una magnífica ópera rock de los años 70 o una adaptación de los 80. Artistas como Alfred Newman, Michel Legrand conjugaban el arte de la música, la danza, la estética… Destacan las comedias “Sombrero de Copa” y “Un día en Nueva York”. En los 60 destacan temas como “West side story”, “My fair lady”, “Sonrisas y Lágrimas” y adaptaciones de ópera rock como “Tommy” y “Jesucristo Superstar”

A lo largo de la historia ha habido voces maravillosas capaces de transmitir emociones como Gene Kelly con “Love is here to stay” (Un americano en París); Frank Sinatra, pues su grandeza musical hizo que interpretara temas inolvidables como “Un dia en Nueva York”, “Can, Can”; Barbara Streisand conocida como la artista femenina más grande de la historia de la música con “Hello”

  • Grandes estudios de EEUU

La RKO (compañía cinematográfica estadounidense, considerada una de las mejores de la época dorada de Hollywood) produjo los musicales de la pareja de baile más famosa del cine: Fred Astaire y Ginger Rogers, especialmente con “La alegre divorciada” (1934) y “Sombrero de copa” (1935). La Columbia se centró en una producción más familiar, destacando las comedias de Frank Capra en la línea de “Sucedió una noche” (1934), “El secreto de vivir” (1936), con Gary Cooper y Jean Arthur, y Vive como quieras” (1938), con Jean Arthur emparejada en esta ocasión con James Stewart.

El musical aborda temas relacionados con el mundo juvenil y familiar (“West Side Story”, 1961;”Sonrisas y lágrimas”, 1965, de Robert Wise) y comienzan a surgir con más frecuencia —antes ya había pasado con Elvis Presley- las películas que aprovechan el tirón popular de los nuevos grupos musicales jóvenes, como los Beatles, para producir historias como ¡Qué noche la de aquel día! (1964).